dilluns, 6 de juliol de 2009

SERPIENTES DE VERANO


Hace unos cuantos años, cuando comenzaba el verano y la actividad política y social se relajaba, con el inicio de las vacaciones, los periódicos, las cadenas de televisión y en general los medios de comunicación de masas, se quedaban sin noticias importantes y solían dedicarse a otro tipo de "informaciones", en algunos casos falsas, que perseguían, además de seguir vendiendo ejemplares, entretener a la opinión pública, esas noticias eran denominadas peyorativamente: “serpientes de verano”.
Es por ello que hoy, en el inicio de mis propias vacaciones, quisiera dedicar ésta entrada a las serpientes, animales a los que con el tiempo he aprendido a “respetar” dado que son seres tan indispensables como cualquiera otro de los que formamos esa frágil red a la que denominamos "el tejido de la vida".

Sin duda, todos aquellos que hemos sido educados en la tradición judeo cristiana, sentimos un cierto “repelús”, rechazo, cuando no, sencillamente asco, o animadversión, por esas criaturas, a las que sin demasiados motivos, siempre estamos dispuestos a destrozar con un palo, con una piedra, con la ruedas del coche…
Tendremos tiempo, más delante de analizar las causas de ese odio visceral por nuestras hermanas las serpientes, debo decir no obstante, que esa actitud no es ni mucho menos universal, dado que han existido y existen pueblos y culturas en las que la serpiente, o su evolución alada, el dragón, son tenidos en gran consideración.
¿Porqué una entrada dedicada a las serpientes? Parece tan alejada de lo que es común en éste blog... Hace unos días, vino a mis pantallas la imagen siguiente:

Respaldada por una revista científica norteamericana (Live Science), los autores del reportaje no se atrevían a descalificarla, a pesar de hacer constar que la baja resolución de la fotografía no permitía sacar conclusiones definitivas, todo parece indicar que se trata de una pitón gigante de Borneo que tendría unos 100 pies de largo (unos 30 metros) de punta a punta. Como puede imaginar el lector, el escepticismo me llevaba a pensar en un fraude…

AÑADIDO EN MARZO DEL 2010

Como podéis suponer, no iba a dejar éste tema así, colgado, con la duda de si lo que la foto nos mostraba era un fraude o una realidad...
Pues bien, como temíamos, una vez más, las ansias que sentimos de manera natural una buena parte de la humanidad, por todo aquello de sobrenatural o extraordinario, se ha visto burlado por aquellos que sin escrúpulos, juegan con nuestra imaginación.
Hace unos día leí la siguiente notícia por internet:
La supuesta foto del pasado mes de febrero, de autoría desconocida,  de una serpiente gigante en Borneo, de unos treinta metros de largo (la mítica Nabau de las leyendas Iban), es falsa.


La foto original es del africano río Congo.
Y la retocada es del 2002 de un tal Grafx 311, colaborador del Worth 100.com


Otra foto del supuesto avistamiento




Los ríos de Sarawak (uno de los dos estados malayos al noroeste de la isla de Borneo), como el Rajang y el Baleh, llevan las aguas turbias y no azules o claras.

Un timo más para la prensa, que coincidía (con una semana de diferencía) con el descubrimiento en Colombia  de los restos fósiles de Titanoboa, la mayor de las serpientes que hayan existido, hoy en día desaparecida, según los científicos.

Creo que era mi obligación contribuir a desmentir algo que pudiera llevaros a engaño, seguiremos confiando en que nuestra esperanza de comprender mejor el mundo en que vivimos, aprendiendo a amar a todas y cada una de las criaturas con las que compartimos la existencia.
De todas maneras, podéis ver el siguiente vídeo sobre una descomunal pitón de la Isla de Borneo, cazada por un cazador de ranas.


-->
Mantengo el resto del artículo que en mi opinión continua teniendo plena vigencia.
Por cierto quisiera informaros de que éste post, es desde su aparición en éste blog, una de las entradas más visitadas, en especial por los amigos de meso y sudamérica, a los que agradecería, contribuyesen con sus informaciones, experiencias, leyendas, etc., para hacer éste mensaje mucho más rico.

Pero… al poco, recordé otras noticias leídas hace ya bastante tiempo, como la que reproduzco a continuación:
UNA SERPIENTE GIGANTE INTERRUMPE UN PARTIDO
(Perú. Ep-Afp)
Una terrorífica serpiente de unos 40 metros de largo y 5 de ancho apareció en la norteña comunidad de Nuevo Tacna, destruyendo a su paso decenas de árboles para desaparecer en las aguas del río Amazonas, según relatos de pobladores del lugar. Luis Inuma Lavi, trabajador de la Dirección de Desarrollo Rural de la Municipalidad Provincial de Maynas, informó que el animal fue visto el pasado jueves por unos 600 moradores que se alistaban a presenciar un partido por la copa de la Amazonía, principal campeonato de fútbol en Nuevo Tacna.
"Cuando el partido estaba por comenzar, la tierra empezó a temblar como si se tratara de un terremoto, el cielo se oscureció y ante un viento torrencial... apareció un monstruoso animal con las características de una gigantesca serpiente" narró Luis Inuma, quien en la víspera denunció el hecho ante un diario y un canal de televisión local.
Luis Inuma, también describió que el animal tenía sobre su cabeza dos antenas largas parecidas a la trompa de un elefante y dos orejas de un metro de largo. Los vecinos del lugar atribuyeron el caso a una antigua leyenda que habla de la "sachamcuna", inmensa serpiente que suele "aparecer" de las aguas del Amazonas.
c.b”.
Estudios posteriores, señalaron que: "En el año de 1997, sucedió un acontecimiento enigmático en la región de Loreto. En el sector de Nuevo Tacna, a 100 kilómetros de Iquitos, aguas abajo del río Amazonas, se produjo un fuerte deslizamiento del suelo de un bosque que produjo el arrasamiento de docenas de árboles a lo largo de un tramo de casi 500 metros de largo y 50 de ancho, que terminó a orillas del mismo río.
Tal acontecimiento fue atribuido por la gente local y luego por las autoridades municipales de Iquitos, a una descomunal serpiente (boa) que habría despertado luego de un gran letargo y que habría sacudido el bosque a lo largo de su desplazamiento hasta terminar hundiéndose en el río Amazonas.
Lo curioso del caso es que casi nadie de los testigos del suceso pudo observar al inmenso animal; solo aseguran que vieron el desplazamiento de tierra, lodo y árboles provenientes del interior del bosque y que luego terminó sumergiéndose en el río. Estos testigos aseguraban de que la boa venía por debajo del suelo, razón por la cual no pudo ser observada.
Nunca se supo exactamente que sucedió en tal lugar. Algunos investigadores que se apersonaron al área, plantearon la teoría de que un “aguajal” (ambiente acuático con palmeras de aguaje) del interior del bosque se habría desbordado luego de que la noche anterior al suceso se produjera una fuerte lluvia. Es decir que se habría producido una especie de “huayco” amazónico, producido por el desborde de agua que ocasionó el deslizamiento de lodo y tierra que arrasó árboles a su paso hasta terminar en el río Amazonas. Un fenómeno muy poco usual en la Región Amazónica".





Que cada uno sace sus propias conclusiones.
Las historias sobre la existencia de serpientes gigantes datan de hace muchos, muchos años. En las referencias bibliográficas se encuentran informaciones de testigos que dicen haber visto a estos grandes ofidios en los primeros años de la conquista amazónica.
Por ejemplo veamos:
"Un documento muy antiguo, perteneciente a la gobernación de Quijos (1559-1621), cita lo siguiente:
“..... yo enbie a prender a un delincuente a este río de Napo a seys españoles y un escribano que fueron certificaron vieron yr por el río nadando una culebra de mas de setenta pies (21 metros) de largo al parecer y que tenya conchas y la cabeza como una lebrel (liebre) y con orejas y de gordor de un cavallo y le tiraron muchas piedras y no hizo dellas y se metió en un remanzo y se sumyo y admyrados dello preguntaron a los yndios que con ellos yban que hera aquello pues no lo avian visto otras bezes y ellos dixeron ser culebra y aver otras muchas de mayor grandeza que aquella era nyña y pequeña y aunque avian andando los españoles muchas bezes por ay y nunca avina visto tal.....”
A lo largo de los siglos, una gran cantidad de testigos nos hablan de encuentros, ataques, cacerías de enormes monstruos de 13, 20, 35, 40, incluso muchos más metros, vistos aquí y allá, desde Venezuela, hasta la Argentina, pasando por Paraguay, Perú, Colombia y evidentemente Brasil; pero esas historias, en la mayoría de los casos exageraciones provocadas por el miedo, o simples reclamos turísticos, adolecen de falta de pruebas verificables y concluyentes.




En tiempos más recientes, el siglo pasado y el presente, los relatos no sólo no han cesado, o disminuido, sino todo lo contrario, decenas o cientos de noticias difundidas por medios de comunicación pretendidamente serios, como la que abría éstas páginas, o narraciones de testigos, nos siguen recordando la pervivencia del “mito” de los grandes monstruos. En algunos, muy pocos casos, se adjuntan fotografías que pretenden demostrar esas historias, aunque en la mayoría de las ocasiones, la baja calidad, la precipitación o la falta de referentes, cuando no la clara intención de engaño, no nos permiten determinar con precisión la supuesta existencia del pretendido “monstruo”.
Sin pretender ser exhaustivo, me gustaría reproducir un testimonio reciente, se trata de una conversación mantenida en un foro: "México Armado":


"Hola "Viejo", como verás, ya sabía que tendrías ya esas fotos antiguas, el problema es que las fotografías que tenía el ejército peruano que también te quise mandar, eran demasiado pesadas porque son digitales, y para colmo le han puesto filtro, y no me puedo arriesgar a entrar a navegar a su data center porque si no, me cae a mi casa seguridad del estado; sin embargo te puedo decir que el 10% de las fotos que veo publicadas aquí, no corresponden a las verdaderas serpientes gigantes, la anaconda que sale al costado de un bote, no mide más de 8 metros, y las Boas Gigantes tienen una piel totalmente diferente, pues su pellejo está lleno de musgo, parásitos acuáticos y llenos de ranuras por toda su piel, y cuando sacan su cabeza a la superficie, el lomo aparece recién a 12 metros del lugar, casi nunca esconden la cabeza, pues es a través de ella con que hipnotizan a sus víctimas, y también recordar las grandes agallas que poseen al costado de su cabeza, y ese par de huesos que sobresalen arriba de sus ojos, los cuales no son verdes, se ven a sí por el reflejo de las algas del agua. A estos animales sólo se les puede tomar fotos muy raras veces sólo cuando duermen, el ejercito lo hace cuando se encuentra con alguna de ellas, pero luego proceden a dinamitarlas.



Si quieren encontrar alguna viva, es decir la de mayor tamaño que aún existe, se encuentra viviendo en la laguna de Yarinacocha en la región Ucayali, al este de la selva peruana, aquella es la única a la cual se le está prohibido matar por ser la madre de las demás Boas Gigantes de 40 metros, además nunca sale a la superficie por su enorme tamaño, no puede, así como los cocodrilos pueden dormir durante largos meses, este extraño saurio duerme durante años escondido en una de las fosas y cuevas del lago, estas cavernas están conectadas con el río Ucayali, la cual conduce al gran río Amazonas. La gente de esta comunidad protege al animal y lo hacen desde que llegaron los primeros conquistadores.



Este año yo he estado allí, el animal parece ser pacífico y aunque nadie se atreve a sumergirse en sus aguas oscuras, ya ha habido intentos por llevar sumergibles al lugar, pero la empresa resulta carísima porque es inaccesible, se tendría que construirlo en las orillas del mismo lago, si alguno de ustedes llegara a ir al lugar como yo lo hice en el mes de febrero de 2,008, no podrá verlo pero si sentirlo, cuando uno se encuentra almorzando o sentado en el lugar, uno se puede dar cuenta de su presencia debido a que el suelo empieza a temblar y resonar de la nada, obviamente yo me encontraba sobre unas islas flotantes, pero estas empiezan a vibrar y se escucha por debajo del agua como si una ballena azul estuviera haciendo bramidos de baja frecuencia, es decir sonidos graves bajo el agua oscura, a esto de sumaba el oleaje del agua, y las tremendas burbujas que salen del fondo, pero la comunidad no le teme porque dicen que nunca podrá salir a la superficie por ser ciega y demasiado pesada, pues según los indios de la zona, apenas se arrastra en el fondo del lago que tiene cientos de metros de profundidad, abre la boca para tragar peces, y cuando se mueve, es cuando la tierra empieza a temblar. Según los nativos del lugar, este animal tiene 100 metros de longitud, su cuerpo tiene un diámetro de 1,80 centímetros, y su cabeza es del grosor de un autobús. Inexplicablemente el gobierno y el ejército nunca han querido entrar al fondo del lago, sólo los indios que son expertos nadadores y buceadores".



No está mal, ¿no?, por lo menos parece sincero.
De todos los relatos que hemos podido consultar y que no reproducimos para no aburrir soberanamente al lector, podemos entresacar algunas características comunes:
*Tamaño.
Según la visión de los pobladores amazónicos, la boa gigante es un animal que puede alcanzar una longitud de 15 a 40 metros de largo, con un grosor similar al diámetro de un "cilindro o bidón de combustible" o más.
*Cuernos y orejitas en la cabeza.
Varios de los testigos entrevistados y otros de los registrados en las fuentes bibliográficas (……..) aseguran haber visto a algunas de estas bestias con "orejitas", "cuernos" o "astas" en la cabeza. Asimismo afirman que la cabeza tendría forma de caballo, de toro o de liebre.
*Poder hipnotizador
La bestia tendría un poder hipnótico mediante la cual realiza la captura de sus víctimas.
Su tremendo peso le impide moverse con agilidad y para poder alimentarse, la boa ejerce una influencia de "imán" sobre las víctimas que pueden ser animales y personas.
Las víctimas no pueden huir de ese poder y el secreto para neutralizarlo, es cortando tal influencia con el filo de la hoja de un machete. Si una persona encuentra que la boa esta atrayendo a su víctima, debe cortar con su machete el "imán"; es decir propinar un fuerte machetazo al espacio de
aire que está ubicado entre la boa y la víctima. Al realizar este acto, se notará claramente como la víctima, es lanzada con fuerza en sentido contrario a la influencia; como si se hubiera cortado un elástico invisible que lo estaba halando.



*Devoradora de hombres y animales.
Algunos testigos afirman haber observado impotentes, como algunas personas que se estaba bañando en los ríos, fueron supuestamente atrapadas por el animal, quienes entre gritos desgarradores fueron arrastradas hasta desaparecer dentro del agua para siempre.
Aunque son pocos los
registros oficiales, existen muchas afirmaciones de personas que habrían sido devoradas por estos animales en zonas rurales, cuyos registros no existen en los partes policiales.
Muchas personas han desaparecido en los ríos, sin que su cadáver fuera encontrado nunca. Estas desapariciones son atribuidas a la existencia y voracidad de estas boas gigantes.
Tales desapariciones han tejido un velo de misterio y son justificadas por la existencia de grandes boas que habitan bajo las aguas de los ríos, en el interior de cavernas subterráneas.
Al respecto los pobladores de Puerto Maldonado, creen firmemente, que debajo de esta ciudad, entre los ríos Tambopata y Madre de Dios, vivirían descomunales boas en profundas cuevas. Algunos buzos, afirman haber visto unas luces en forma de faros luminosos al interior de estas cuevas, las cuales consideran son los brillantes ojos de la bestia ofídica. Estos buzos habrían ingresado al interior del agua de estos ríos buscando los cadáveres de algunos bañistas ahogados en años anteriores.
Fenómenos relacionados con la presencia de las boas gigantes .
*Fuertes Oleajes.- La existencia de fuertes oleajes en los ríos que llegan con gran fuerza y que origina la
erosión masiva de las orillas, es un fenómeno atribuido al desplazamiento de las boas gigantes dentro del agua. Mucha gente ha sido testigo de estos fuertes oleajes pero sin haber visto al animal, porque según aseguran, el gigante estaría nadando sumergido bajo el agua.
*Fenómenos luminosos en el agua. También existen testigos que habrían observado grandes luces que aparecían en plena oscuridad de la noche, como si fuesen enormes faros desplazándose por la superficie de las aguas del río. Dichas luces son atribuidas a los ojos de la boa gigante que estaría nadando sobre el agua aprovechando la oscuridad de la noche.
*Islas flotantes. En lagunas de gran tamaño, existen islas flotantes de materia vegetal, que de vez en cuando se les observa desplazarse de un lugar a otro. La gente considera que estas islas han crecido sobre el cuerpo de un gran boa, la cual al desplazarse de un lugar a otro en busca de alimento, mueve a la isla; movimiento que puede ser observado por los testigos.
*Objetos extraños. Algunas personas han visto objetos extraños flotando en el agua de lagos y ríos, que atribuyen al cuerpo de boas gigantes.
*Sonidos y rugidos. Asimismo están los fuertes sonidos o "rugidos" que se escuchan provenir de los lagos "vírgenes" (lagos que nunca han tenido influencia humana) y que son atribuidos a la presencia de estas bestias, quienes al estar "bravas" o "rabiando" (molestas) dentro del agua, emiten descomunales bramidos que inclusive hacen vibrar o "temblar" el suelo.
*Tempestades y mal tiempo. Se dice que cuando la boa es perturbada dentro de sus dominios puede originar un "mal tiempo", es decir fuertes tempestades con truenos y relámpagos que hacen huir a los intrusos del lago.



El carácter de éstas boas, va trasformándose cada vez más en una criatura sobrenatural.
Frente a todo ello, que nos aporta la ciencia:
Todas las serpientes son carnívoras. Sus dientes, agudos y recurvados, están presentes en la mandíbula superior, el paladar y la mandíbula inferior.
Dentro del
grupo de las serpientes, está la familia de las boas (Boidae) al cual pertenecen las serpientes de mayor tamaño, entre las cuales esta la anaconda (Eunectes murinus) cuyo tamaño oficialmente corresponde a los 12 metros de largo.



Las boas para matar a sus presas emplean sus fuertes músculos corporales, con los cuales apretujan tanto a la victima que no la dejan respirar y terminan matándola por paro respiratorio y cardiaco. Previamente al "gran apretón", la boa, que está atento a la cercanía de una posible presa midiendo la distancia con su lengua protráctil y bífida, se lanza sobre ella cuando esta a su alcance y, con un ágil y fuerte movimiento de la cabeza, atrapa por cualquier parte el cuerpo del animal. Rápidamente enrolla su cuerpo alrededor de su víctima, formando varios anillos y lo aprieta con tal fuerza que le provoca la muerte.
Una vez muerta la presa entera comienza a ser engullida lentamente, gracias a la capacidad que tiene la boa de abrir desmesuradamente su boca gracias a la movilidad de los
huesos del cráneo. Con ayuda de sus dientes curvados hacia atrás y por la acción de un complicado juego de músculos que manejan los huesos de las mandíbulas, va arrastrando la presa hacia la garganta, hasta engullirla del todo. En el estómago, los fuertes jugos digestivos degradan completamente los órganos, tejidos y huesos de las víctimas.
Las boas constrictoras son las serpientes más grandes que habitan el planeta. Entre estos colosos están, luego de la anaconda que mide hasta 12m, la pitón reticulada de la
India (Pyton reticulatus) de hasta 10 metros de largo, que se distribuye en Birmania, Indochina, península y archipiélago malayos y Filipinas; la pitón africana (Python sebae) de unos 9 metros de longitud. Formas comunes de menores dimensiones, que también habitan Sudamérica, son la boa constrictora (Boa constrictor), la boa esmeralda (Corallus caninus) y la más pequeña (no menor a un metro) la boa arco iris (Epicrathes cenchria) desde Costa Rica hasta Argentina.
Las
investigaciones científicas evidencian algunos fundamentos o principios físicos y biológicos que limitan la existencia de serpientes descomunales.



Tamaño.- Las principales limitantes para la existencia de serpientes con un tamaño corporal muy grande está relacionado con las fuerzas de la gravedad y la
presión atmosférica. Una boa de gran tamaño tendría que tener una estructura corporal apropiada para vencer la fuerza de atracción gravitacional y el empuje de la presión atmosférica, estas fuerzas causarían que el peso del animal será tan elevado que impediría a su cuerpo moverse con agilidad.
Bien es sabido que las boas grandes como la anaconda, cuyos tamaños máximos ha sido registrado científicamente entre los 10 y 12 metros, tienen pesos que promedian los cientos de kilos, peso suficiente para que el animal no pueda ejercer mecanismos de caza eficientes debido a la lentitud de sus movimientos.
Debido a esto la anaconda alivia el peso de su cuerpo, haciendo uso de las
fuentes de agua; dentro de las cuales se sumerge y espera a las presas, confiada en su estrategia de cazar al acecho; gracias a la oscuridad de su piel que la camufla con el color oscuro de las aguas y a la disposición de los ojos y de los agujeros nasales, que le permite mantener parte del rostro fuera de la superficie del agua, con lo cual puede observar a sus potenciales presas sin ser observada.


Alimento.
Otro limitante está relacionado con la disponibilidad de alimento suficiente para mantener los requerimientos energéticos de un descomunal cuerpo.
Las grandes boas son reptiles, cuya característica básica es la existencia de un lento
metabolismo, lo cual origina una lenta digestión y por lo tanto que los intervalos de alimentación sean muy prolongados.
Una boa puede llegar en casos extremos a estar varios meses (hasta un año) sin probar alimento y cuando lo hace, la energía de su víctima es aprovechada al máximo, siendo suficiente para que el animal ingrese a otro largo periodo sin probar bocado.
En el interior del bosque es notoria la
escasez de presas grandes, que puedan brindar la energía suficiente para un descomunal animal. Recordemos que las grandes boas se alimentan generalmente de grandes mamíferos. En los bosques amazónicos los únicos mamíferos de gran tamaño son los delfines (Innia), venados (Mazama), sajinos y huanganas (Tajasu) y algunos felinos como el puma (Felis) y el jaguar (Panthera). Adicionalmente podrían cazar caimanes y cocodrilos.
El
consumo de uno solo de estos animales, incluyendo el mamífero mas grande de la selva, la sachavaca o tapir (Tapirus terrestris), no sería suficiente para otorgar los requerimientos nutritivos de una boa gigante; la cual tendría que consumir mas de un ejemplar en una sola sesión de caza; algo difícil de hacerlo, aunque hay testimonios de algunos cazadores que han encontrado hasta dos ronsocos (Hydrochaeris) en el interior de una boa de casi 7 metros, que fueron consumidos en una sola sesión de caza.
Está claro pués que desde un punto de vista estrictamente científico, la existencia de serpientes gigantes - de más de 12 metros de longitud que ¿ya está bien, no?- ha de quedar descartada, pero... pero no siempre la ciencia acierta a explicar plenamente la realidad, los indicios están ahí y debemos recordar que lo que en un tiempo podían ser supersticiones, o creencias aparentemente erroneas o sin fundamento, se han convertido en realidades tangibles. Un ejemplo... Desde tiempos inmemoriales, magos de todas clases, adivinos, brujos, chamanes, etc., han sostenido las capacidades energéticas de los cristales de cuarzo y otras piedras, hoy en día, los cuarzos ocupan un lugar preeminente en determinadas industrias como la relojería, la informática... por sus peculiaridades energéticas!.


Evidentemente, no estamos en condiciones de afirmar o negar, la existencia de esas criaturas, desde mi perspectiva personal cualquier serpiente que supere unos pocos centímetros ya es una criatura extraordinária.
Pero vayamos un poco más allá, donde puede encontrarse el orígen de éstas fantásticas criaturas?, que pueden llegar a significar?




¿Especies prehistóricas que supervivieron hasta la actualidad? ¿Qué dice la Paleontología?.
Según los descubrimientos paleontológicos, las serpientes actuales habrían tenido antepasados, que en épocas prehistóricas sí llegaron a tener tamaños descomunales. Este es el caso de Gigantophis que vivió en el Eoceno Medio (40 millones de años atrás) en las zonas donde hoy está situado el Egipto. Esta especie habría llegado a medir entre 16 y 20 metros de longitud y a pesar hasta 400 kilos.
En el año 1933, George Gaylord Simpson, un eminente Paleontólogo y evolucionista norteamericano, dio a conocer el esqueleto incompleto de un ofidio fósil hallado en 1931, que fue denominado: Madtsoia bai, que en lengua Tehuelche significa "abuela de Cañadón Vaca", el cual tiene aproximadamente 49 y 55 millones de años. Dicha especie se estimó que tuvo 10 metros de longitud.
También en Argentina, en el año de 1953, el geólogo Roberto Ferello, halló el resto vertebral de una de las serpientes mas grandes de todos los tiempos; aunque todavía no identificado, este animal habría medido alrededor de 15 a 20 metros.
En 1986, se descubrió la vértebra de un ofidio de tamaño espectacular, tanto así que figuraba en el catálogo como correspondiente a un cocodrilo. Procedía de niveles del Eoceno temprano y luego del análisis se pudo confirmar que ciertos caracteres eran típicamente juveniles. ¿Cual habría sido el tamaño de la forma adulta de la especie a la que pertenecía el poseedor originario de la vértebra estudiada? La longitud del juvenil habría sido de 5 a 7 metros, y la del adulto, se estima entre los 10 y 12 metros.





¿Posibles casos de gigantismo en serpientes?
Las serpientes crecen toda su vida, lo cual podría originar estados de gigantismo en estos animales, sobre todo cuando llegan a tamaños mayores a 5 metros, que son tamaños por encima de los cuales las boas ya no tienen depredadores naturales y se convierten en los máximos depredadores del ecosistema.
Tal vez antiguamente, sí existieron ejemplares de hasta 15 ó 18 metros, como atestiguan los primeros exploradores de la Amazonia; serpientes que pudieron existir en esos periodos donde todavía no existía ninguna presión de caza. Estos ejemplares pudieron dar origen al mito de la boa gigante, cuyo tamaño terminó siendo exagerado por los posteriores testigos quienes la describieron de 40 a 50 metros de largo.
Actualmente debido a la proliferación humana en casi todos los rincones de la selva, es probable que todavía existan algunos ejemplares de gran tamaño en lo más recóndito de los bosques y lagunas todavía no explorados.
¿Posibles observaciones incompletas de fenómenos físicos y biológicos?.
Algunos fenómenos como la hipnosis de las boas, pueden haber nacido como posibles explicaciones a la interrogante popular de ¿cómo una serpiente con descomunal cuerpo pueda cazar y comer a su presa?, considerando que sus movimientos son muy lentos.
La gente explica que estos animales no necesitan moverse para comer porque a traen a sus victimas hipnotizándolas, la misma que al quedar sujeta por el fuerte influjo magnético termina siendo atraída en contra de su voluntad a sus fauces desde grandes distancias.
El “fenómeno del hipnotismo” puede haber tenido sus orígenes en observaciones incompletas sobre el estado de cacería de una serpiente venenosa y de una boa que caza al acecho.


En el caso de las serpientes venenosas.- Lógico es que las personas del campo desconocen el mecanismo de cacería de una serpiente venenosa como el “jergón” (Bothrops) y el “shushupe” (Lachesis). En ocasiones estos animales suelen morder a sus victimas para inyectarles el veneno, y evitan cogerlas al instante, permitiéndoles que huyan por un cierto tramo mientras hacen efecto las toxinas del veneno.
La victima envenenada en su intento por huir, puede trepar algún árbol y quedarse entre las ramas, con pocas fuerzas para seguir huyendo y sintiendo los síntomas de la acción del veneno. Mientras tanto la serpiente la estuvo siguiendo mediante los rastros de calor que la victima dejó en el suelo. Al localizar a la presa la serpiente siente de donde viene su calor y se queda observándola en espera de que el veneno cumpla su efecto y mate a su presa la cual caerá del árbol casi en dirección donde está el depredador.
Un observador humano que pudo presenciar el acto final de la cacería, es decir cuando la serpiente observaba a la víctima y ésta caía fulminada desde el árbol en dirección al ofidio, puede haber creído que tal acto se debía a una posible hipnosis del reptil que atrajo a la presa hacia él. Por supuesto el observador desconocía las primeras escenas de la cacería y no podía entender que la presa estaba envenenada.
Tal observación incompleta pudo ser explicada por el “fenómeno del hipnotismo” que continuó a través de generaciones y que se generalizo a todas las serpientes. En especial contribuyó con reforzar la explicación de la existencia de las boas gigantes.
Tal vez para acabar de hacernos una idea sobre las serpientes gigantes, podríamos recurrir a lo que nos explica la mitología:
En el post "El caballero y el dragón" de éste mismo blog que podéis ver aquí:




aportamos algunas de las características simbolicas de la serpientes y dragones.
Digamos por lo que hace referencia a sudamérica que al respecto existirían tres tipos de serpientes gigantes. La "Sachamama" o boa de tierra, la "Yakumama" o boa del agua y la "cotomashaco" o boa de dos cabezas.



La "Sachamama"Esta boa sería la "madre del monte" o "sachamama" en idioma quechua (sacha = monte; mama = madre). Estos grandes animales debido a su tamaño ya no podrían moverse y solo se dedicarían a dormir o hibernar durante largos años dentro del bosque, al extremo que podrían crecer, sobre su cuerpo, musgos, líquenes, hierbas y hasta pequeños arbustos. Debido a su tamaño, a la dureza de su cuerpo y a la presencia de hierbas sobre su piel, el animal dormido y estirado en medio del bosque, se asemeja a un gran tronco caído, cuyos extremos no son visibles por la maleza del bosque. Su tamaño descomunal no le permite accionar ágilmente para la captura de sus presas, razón por la cual usan un mecanismo de "hipnosis" para atraer a la víctima a sus grandes fauces y de esta forma alimentarse. Pero también podrían estar largos años sin comer. Estos animales, arrojarían los huesos de sus víctimas cerca de la boca, razón por la cual se podría encontrar las osamentas en uno de los extremos del animal. Una persona podría darse cuenta de ellos si, al encontrar un tronco caído, revisa sus extremos y en uno de ellos encuentra un "montón de huesos". Algunos testigos aseguran haber confundido a tal animal con un largo tronco caído; sobre el cual se sentaron y por casualidad machetearon su lomo, momentos en el cual pudieron reconocerlo porque del corte del machetazo, brotó profusamente sangre. Posteriormente el dolor de la herida despierta al animal, que retorciéndose se marcha a otro lugar.



La "Yacumama". Este nombre correspondería a la segunda boa gigante pero de características acuáticas. Debido a su peso, el animal solo habitaría en el agua, siendo reconocida como la "madre del agua" o "yacumama" en idioma quechua (yaku = agua; mama = madre). Una posible característica en común, entre la "sachamama" y la "yacumama", es la presencia de "orejitas" en la cabeza, la misma que se asemeja a la cabeza de un "caballo", de una "vaca" o de una "liebre" (IIAP-CETA. 1989).
Esta boa seria la que le daría vida a las fuentes de agua (lagos, quebradas y ríos) y a los recursos que hay en ella. Su muerte o su huida causarían impacto negativo en estos ecosistemas al extremo que pueden secarlos, disminuir o extinguir los recursos hidrobiológicos. Se le atribuye a esto coloso algunas características típicas, como su poder hipnotizador y a la generación de estruendosos rugidos en forma de explosiones, dentro del agua que ocasionan fuertes vibraciones en el suelo. Asimismo este animal estaría involucrado en la formación de fuertes oleajes en los lagos y los ríos; fenómenos que no pueden ser atribuidos a ningún otro ser conocido oficialmente. Muchas desapariciones de personas dentro del agua de ríos y lagunas son atribuidas a esta bestia, razón por la cual es respetada y sobretodo muy temida.


El "Cotomashaco". Es una extraña boa gigante de dos cabezas, cada una ubicada en un extremo del largo cuerpo. El animal vive trepado en los grandes árboles, a la espera de presas que se acerquen al árbol. Para cazar tiene una estrategia: se enrosca en el árbol y ubica una las cabezas en la corona del árbol y otra en el suelo, escondida detrás de los troncos o entre las raíces. El "cotomashaco", imita el grito del "mono coto" o "cotomono" (Alouatta seniculus); esto hace confundir al cazador ("mitayero"), quien al pensar que es un mono lo busca para cazarlo; al llegar al lugar el "mitayero" se distrae mirando la parte alta de los árboles en busca del mono, instantes en los cuales es atrapado por la segunda cabeza de la bestia, que ubicada en el suelo atrapa a la victima que no se dio cuenta de su presencia. Son pocos los casos de personas que habrían visto a esta animal; pero los testigos afirman que tiene el cuerpo color rojizo, que es arborícola y de grueso volumen. Tal afirmación también es común entre los poblados de la selva norte de Loreto y Ucayali.




El mito de las grandes serpientes con funciones cosmogónicas, no és en absoluto exclusivo de la América del Sud, en Japón, en la India, en China, pero para nuestro post nos ceñiremos a el simbolismo de Quetzalcoalt, la serpiente emplumada entre las culturas mesoamericanas.Una de las más preclaras interpretaciones sobre el simbolismo de la serpiente es la de Quetzalcoalt - Kukulkan, según ella cuando el ser humano, llega a un estadio de madurez existencial, cuando ha dejado, por evolución, su estado “básico-animal” y se cuestiona el significado y la trascendencia de su propia existencia, se enfrenta al problema ontológico del ser. ¿Quién soy?, ¿de dónde vengo? y ¿a dónde iré?
En la Historia de la Humanidad, especialmente en la antigüedad, encontramos variados y diferentes caminos que se definieron por la visión espiritual-trascendente. La renunciación total al mundo material. El sacrificio simbólico y real, al cuerpo humano, como símbolo de la materia. El dolor y la carencia como vía a la iluminación para llegar al mundo del Espíritu. La espiritualidad y hasta en la religión, llegando a los espacios extremos del fundamentalismo.
De igual manera, podemos apreciar el camino opuesto. El del culto al mundo material, y con él, al de los sentidos. La visión “del aquí y del ahora”. De que lo único que se ve y se toca, es lo real y verdadero. De la limitación y finitud de la existencia, y de la realidad “de los placeres” terrenales. Hasta llegar al fundamentalismo “religioso”, del culto “al Becerro de Oro”. Entendida en la filosofía popular, como “el cuanto tienes, cuanto vales” y el dicho, “muerto el perro se acaba la rabia”.
Los antiguos habitantes del Anáhuac, como toda civilización Madre”, también se plantearon el problema ontológico del Ser. Resulta importante señalar que desde la temprana época olmeca (1500 a.C.), ya encontramos muy claramente definida, lo que será a lo largo de por lo menos tres mil años, la respuesta que iluminará el periodo de esplendor con la cultura tolteca (200 a.C.-850 d.C.) y a pesar del decaimiento cultural de periodo Postclásico, se mantendrá aún en los mexicas o aztecas (1325-1521 d.C.).
Asombra encontrar en “La Historia Universal”, una civilización que desde el mismo inicio de sus orígenes, ya nos presenta totalmente definida la respuesta al problema ontológico. En efecto, los olmecas “como tales” aparecen alrededor del año 1500 a.C., determinados ya con una propuesta filosófica totalmente decantada, que se mantendrá intacta, en lo esencial, hasta la invasión europea. Tal vez, la única salvedad es la trasgresión que hicieron los mexicas al pensamiento tolteca, a partir del año 1440 d.C., con la ascensión al poder de Tlacaélel, el ideólogo del imperialismo mexica, que trasgredió miles de años de la Toltecáyotl y en menos de 81 años, llevó no solo a los mexicas, a una catástrofe cultural-civilizatoria, sino que involucró a todo el Anáhuac.
La respuesta de la Toltecáyotl, al problema antológico del Ser, la encontramos presente iconográficamente desde los olmecas, en el periodo de tiempo conocido como Preclásico. Se mantendrá vigorosamente durante el siguiente periodo conocido como Clásico, en la llamada cultura tolteca. Y llegará incólume hasta el final del periodo Postclásico con la cultura mexica.
La Toltecáyotl resuelve el problema filosófico de manera precisa y clara. La respuesta es “el equilibrio”. El justo medio, el centro que unifica y armoniza a los opuestos complementarios. Y de manera simbólica lo representan con la figura del “Quetzalcóatl”. La metáfora y la parábola serán el lenguaje del Espíritu. Con “Flor y canto” los antiguos habitantes del Anáhuac nos hablan del maravilloso mito de “La Serpiente Emplumada”.


Iconográficamente la encontramos presente en La Venta, Tabasco y en Chalcatzingo, Morelos, en la cultura olmeca al inicio de la civilización del Anáhuac. Pero indiscutiblemente que ésta “iconografía”, es la punta de un inmenso iceberg filosófico tolteca. Así como “la paloma”, representa iconográficamente para los judeo-cristianos, el Espíritu Santo. Por ello “La Serpiente Emplumada”, será el motivo relevante en Teotihuacan en el periodo Clásico del esplendor, y posteriormente, en el periodo Postclásico decadente en Tenochtitlán.
Es el quetzal, el símbolo del Espíritu. En tanto es el ave con el plumaje más hermoso que vence la gravedad y levanta el vuelo a las alturas insondables del Espíritu.
Es la serpiente, el símbolo de la materia. En tanto es el reptil, el animal que se arrastra sobre el mundo material y en donde ejerce su poder.
Los sabios y milenarios toltecas, definen entonces la respuesta, al problema ontológico del ser, por medio del EQUILIBRIO. Encarnar el símbolo del Quetzalcóatl en la vida de todos los días, en el mundo real, es el desafío, no solo de Los Guerreros de la Muerte Florecida, sino de todos: masehuales, hombres y mujeres; yaquis, nahuas, zapotecos o mayas. De ayer y de hoy.
Esta es la razón por la cual, la institución de estudios superiores conocida como Calmécac, era conocida por “la casa de la medida”. En efecto, es la MEDIDA, lo que le permite al ser humano llegar el equilibrio. El equilibrio, de tal suerte, no solo es SABIDURÍA, sino fundamentalmente BELLEZA. Razón por la cual los toltecas definieron el campo del conocimiento filosófico como, “Flor y Canto”. En la que la primera, representa simbólicamente la belleza, y el segundo, la sabiduría.
La figura filosófica del “Quetzalcóatl” se nos presenta clara y luminosa desde el inicio de la creación del Anáhuac. Alcanzará el cenit, en el universo teotihuacano, y será expandido en todos los confines civilizados del Cen Anáhuac por los sabios maestros toltecas. Quetzalcóatl para las culturas anahuacas, desde los olmecas hasta los mexicas, será el símbolo de la perfección humana. Lo mismo que Krishna y Zoroastro son para la India e Irak respectivamente. De esta manera, Quetzalcóatl ocupa un lugar fundamental para la comprensión de la Toltecáyotl - la filosofía de los antiguos toltecas y por extensión de todos los pueblos mesoamericanos- y de lo que hoy somos los pueblos herederos de la sabiduría de los toltecas.
Antes de acabar éste post, me gustaría ofreceros la posibilidad de observar algunas de éstas magníficas criaturas.


Espero que os haya gustado!.


6 comentaris:

catofidis ha dit...

M'ha semblat genial tota aquesta informaciò, realment interesant.

Publicidad - Marketing ha dit...

aqui en peru dicen los pobladores de Ucayali que varias vecen ven a la aweripente que se parece al coto mono y ruge como el mono pero es la serpiente de dos cabezas. Excelente artículo gracias

Tita Gil ha dit...

me encanta saber sobre serpietes gigants asi q felicidads!!! me dan miedo las serpientes pero me agrada saber de ellas y mas con entusiasmio e historia.

Tita Gil ha dit...

me enknta la informacion y las leyendas sobre serpients aunq les tnga miedo me enknto esta pagina

Zarky'e Add.iction ha dit...

Excelente info! :D
Amo las serpientes!♥

Zarky'e Add.iction ha dit...

Excelente info! :D
Amo las serpientes!♥